Páginas

miércoles, 27 de octubre de 2010

Se lo que estás pensando - John Verdon

¿Nunca habéis soñado de pequeños, en tener superpoderes? Sí, soy de la generación de superman y siempre me han fascinado los poderes paranormales. La telequinesia, la telepatía… vamos, esas cosas que tanto nos apasionaban de pequeños, y para que mentiros, ahora también. :p

Pues imaginaros lo que resultó, al coger Se lo que estás pensando y leer la sinopsis: amor a primera vista. Una novela policíaca y encima, aparentemente, con elementos paranormales…. Genial!!! Además, había leído muy buenas críticas de la novela, así que… adelante!!!! A leerla!!

Pero no es oro todo lo que reluce. No hay que fiarse mucho de las sinopsis, lo llevo diciendo desde hace mucho tiempo, pero siempre termino cayendo, eso sí, no puedo quejarme porque tampoco ha sido tan trágico el leer esta novela.

Como ya he comentado, es una novela policíaca, y aunque se da un aire, no es sueco, je je. John Verdon es americano, y ha empezado a escribir a los 68 años. Tras haber leído un par de páginas en internet que hablan de él, he descubierto que pretende hacer una trilogía sobre este personaje, Dave Gurney.
En realidad ha sido una broma en eso de que se parece a los escritores de novela negra suecos, ¿eh? Es muchísimo menos rebuscado que ellos, pero.. igual de preocupado por el tiempo. Qué manía los autores de hoy en día, en reflejarnos a cada momento el tiempo que hace!!

Desde el principio me encantó la trama de la novela, y la manera de desarrollarla. Es muy bueno narrando, conecta con el lector, pero… no sé, personalmente creo que se detiene mucho en detalles ajenos al caso policial, y eso aburre un poco.
Es muy detallista en cuestión de paisajes, del tiempo como ya hemos comentado, y sobre todo, ahonda mucho en la relación matrimonial del protagonista. No, no es malo ahondar en eso, pero es muy, muy, repetitivo. A lo largo de la novela, va comentando cada uno de los aspectos de su matrimonio, y si fuera diferente, bien; pero es que no hay ningún cambio en todas las páginas del libro. Bueno, quizás al final sí.

Me ha maravillado lo sorprendente de la novela. Es un tema poco utilizado, y cada paso que da el ex – detective, va liando más la madeja que ya de por si estaba liada. Es un caos maravilloso, donde las pruebas solo dan quebraderos de cabeza, el asesino tiene una inteligencia por encima de lo normal y va jugando con los investigadores, y un final muy acorde con el desarrollo del libro. Sin embargo, tengo que confesar que me olí quien era el asesino. Será que llevo mucho leyendo este tipo de novelas. :p

Es entretenido y sorprendente, pero le falta algo, algo que hace que nos enganchemos a los libros. Lo lees, te entretiene, pero no te absorbe, no te abduce. No sé si será esos momentos narrativos detallista que antes comenté.  Eso sí, es recomendable.

martes, 26 de octubre de 2010

Paul Simon, el maestro artesano - Javier Márquez

Las biografías han sido una de las cosas que siempre me han echado para atrás. Algunas de ellas llegaron a mis manos y todas me parecían iguales: una sucesión de datos sin interés para el lector, dispuestos como si fuera el listín telefónico de las páginas amarillas.
Sin embargo hubo una que me sacó del error y que me cautivó: Rat Pack, viviendo a su manera. Javier Márquez me demostró que una biografía podía ser igual que una novela, es decir, podía engancharnos, hacernos vibrar y disfrutar. Viví cada uno de esos momentos que describe Javier, como si hubiera estado en esa época y me quitó el miedo a emprender la lectura de una biografía.

Hoy he querido conocer un poco más a Paul Simon. Sí, juego con ventaja, es del mismo autor; pero así no me sentiré defraudada y no volveré a cogerle miedo a las biografías. :p
Hay una cosa que me sorprende de este escritor, y es la manera de narrarnos los hechos. Se nota que se documenta bastante antes de escribir, puesto que cuando lo hace, es como si estuviera hablando de alguien muy conocido: un familiar, un amigo, un vecino… Y eso consigue trasmitírselo al lector, con lo que este se siente más cercano al personaje, más metido en la historia.

Sé que tiene otra biografía del dúo Simon & Garfunkel, pero esta que he leído, es solo y exclusivamente de Paul. Evidentemente no se puede hablar de Paul sin hacerlo de Garfunkel, pero digamos que se centra más en él. ¿Será que al autor le gusta más Paul que Arthur? Sería una buena pregunta que hacerle, pero creo que la respuesta sería afirmativa.

Otra cosa que tiene Javier, es que saca a relucir TODO del personaje, lo bueno y lo malo. No lo endiosa, no habla de él como mito, sino como persona; con sus virtudes, sí, pero también sus defectos. Nos relata los éxitos cosechados, pero también los golpes negativos que sufrió en su vida personal y artística. Sus coqueteos con la droga, su depresiva forma de ser, y cómo influía todo ello en su música.
Lo que más me asombra de Paul, es que a pesar de todos los reveses que se llevó en su vida, nunca se dio por vencido, siguió creando, buscando, investigando para conseguir su objetivo. No se dejó llevar por los fracasos matrimoniales, ni por la relación difícil y alternante con su compañero Arthur, si no que siguió buscando formas de conocer nuevos sonidos, instrumentos, voces…

Logró ser reconocido internacionalmente por su trabajo, consiguió una vida personal estable y rehízo las paces con su buen amigo, Arthur Garfunkel. Os dejo la frase que pronunció Paul Simon en 2001 dirigiéndose a Garfunkel: Lamento el final de nuestra amistad y espero que un día, antes de que muramos, podamos hacer las paces. Esa reconciliación tuvo lugar en 2003, cuando Simon & Garfunkel recibieron el premio Grammy honorífico a toda su carrera.

Aunque personalmente sigo prefiriendo Rat Pack, esta biografía ha conseguido acercarme a un cantautor casi desconocido para mí, y Javier Márquez ha seguido demostrándome, que se puede disfrutar con este tipo de libros.

domingo, 17 de octubre de 2010

Sombra aquí, sombra allá....

¡Fascinación! Eso es lo que yo sentía por el maquillaje cuando pequeña. Le buscaba las vueltas a mi madre para quedarme embobada ante su espejo mientras se pintaba. No entendía por qué le ponía nerviosa el hecho de que yo la mirara, pero... ahora lo entiendo!

Sentir la mirada fija de alguien mientras haces equilibrismo con el lápiz de ojo, no agrada a nadie. Ahí andas tú, lápiz de ojo en mano, ojo abierto hasta su máxima expresión, la otra mano abriendo el párpado, tu pulso cercano al parkinson no ayuda, y de repente te sientes observada..... Te das la vuelta y ves como tu perro, gato, niña, prima o similares, no quita la mirada de ti. Tu empiezas a temblar más de los nervios, sigues mirando de reojo al "voyeur", más tiemblas, y para cuando acabas, en vez de una boda, puedes dirigirte al circo que no desentonas ni una pizca.

Luego están los maquillajes y sus acepciones: waterproof o water-resistan. Ya, claro, depende del momento. ¿Qué no? Después de haber cometido un desaguisado en tu ojo, por culpa del parkinson divino, intentas quitártelo con un pañuelito mojado en agua, y.... FLOWERS!! El waterproof hace su aparición, y ya te restriegues con escorbrite, allí sigue el desastre.
Cuando con mucho trabajo, has sobrescrito encima del desaguisado, y lo has dejado lo mejor que sabes, sales de casa, vas con los amigos, y en un momento de sensibilidad, y con solo dos lagrimitas... rimel por las mejillas!! Donde está el water resistant ahora?

Todas intentamos llevar en el bolso, los cachivaches necesarios para retocarnos en el baño: el pintalabios, el lápiz de ojo, los coloretes... Y si tu no lo llevas, rezas para que tu amiga se haya acordado y te los preste; por eso siempre vamos de dos en dos al baño. :D
Pero cuando llega el momento de quitarte los potingues para acostarte, parece que estos se agarren con cadenas en plan ventosas, y ya puedes echarte desmaquillante, leche desmaquilladora, agua termal de nosequesitio, que al final amaneces en plan oso panda, que tu misma te asustas al mirar al espejo.

Sí, sí, mucho trajín para que al final acabemos pensando eso de: aunque la mona se vista de seda......

viernes, 15 de octubre de 2010

El paladín de la reina, Belén Márquez


Hoy traemos para reseñar El paladín de la reina, un libro perteneciente al género fantástico, escrito por M. Belén Márquez. Dos premisas que hacen que este libro se convierta en uno de los más difíciles de reseñar.
Primero, al ser fantástico, me siento poco preparada para ahondar en el tema, puesto que visito poco a este género. Digamos que él y yo tenemos cuentas pendientes. He descubierto a lo largo de los años, que por lo que me cuesta ponerme ante este tipo de libros, es por el entorno de la historia. Es decir, me cuesta situarme en los  nuevos mundos, aceptar los nuevos seres, y habituarme a los nombres de los personajes.
Pero una vez pasan las primeras páginas, caigo rendida ante los pies del autor. Así me ocurrió con Laila Winter, por ejemplo, y he terminado siendo fan número uno; y así me ha ocurrido con El paladín de la reina.

Segundo, conozco y aprecio mucho a Belén, con lo que las reseñas tienden a ser algo más subjetivas, aunque prometo evitarlo.

Como ya he comentado, al principio, yo parecía un bebé aprendiendo a andar: iba trastabillando por las primeras páginas, perdida, sorprendida y anonadada ante los diferentes mundos, seres y nombres raros (que hay algunos que soy incapaz de pronunciarlos en voz alta). Pero a las pocas páginas, me vi absorbida por la acción y olvidé hasta cómo me llamaba.

Es un libro vibrante. Creo que si lo pongo en el centro de la mesa, terminaría cayendo de ella por si solo, puesto que parece vivo, no solo por los maravillosos personajes que contiene, sino por la acción.
La tensión es continua, ya desde el principio te ves enganchada a la trama y bebiéndote las páginas deseando saber qué pasará.

Empieza siendo convergente, es decir, varios personajes van uniéndose en un punto de la trama. En ese punto tiene lugar un hecho muy importante, es el inicio de la acción, el determinante, el que da el pistoletazo de salida a las miles de aventuras que ocurren. A partir de ahí, se vuelve divergentes, los personajes van a separarse para llevar a cabo los diferentes objetivos; y una vez cumplido estos, vuelven a converger en el gran final.
Un final al que no le falta nada de nada, eso sí, una parte queda abierta para continuarla en la siguiente novela.

Tiene todos los ingredientes que hacen la historia atrayente: luchas, amor, afán de superación, venganzas, miedos, muertos, sangre y dolor. No solo te deja dolorida el alma con ese final, sino también los brazos ¡¡de lo que pesa el libro!!!! Si lo llevas por la calle, puede usarse como defensa personal y todo! :p
Los personajes son maravillosos. Tenemos varios protagonistas, pero todos y cada uno de ellos tiene su momento de gloria. Como ya he comentado, parecen estar vivos, hasta el personaje que menos sale, tiene todas sus cualidades.

Es una novela de mucha acción, pasión y miedos. Donde el valor, el coraje y la amistad, priman sobre los demás sentimientos. Entretenida a más no poder, el número de páginas no se hace eterno en ningún momento. La narración está equilibrada, no solo nos describe el paisaje, sino que nos mantiene en tensión continuamente, haciéndose dinámica y amena. Además, la autora, va saltando de subtrama, en subtrama, dejándote con la miel en los labios. Es una forma ideal de engancharte. Dejas a fulanito peleando con menganito, de repente una estocada mal dada y… fin de capítulo.  En el siguiente capítulo, pasa a la historia del otro personaje, dejando a este que te interesa en pausa. Vamos, que se te sale el corazón de los nervios!!

Belén Márquez ha conseguido que me una a estos paladines de Briah sintiéndome una más de ellos, y me quedo  a la espera de las siguientes aventuras. Cruzo los dedos para que no tarde mucho!!!!!!!

domingo, 10 de octubre de 2010

Y al séptimo día, descansó.

No es nada aconsejable, pasar la aspiradora un domingo por la mañana, recién levantada. Porque si las armas las carga el diablo, no quiero ni pensar, qué carga a las aspiradoras. Por lo pronto, la marca de la nuestra, es Dirt devil, con eso os lo digo todo. ¿Quién le pone dirt devil a una aspiradora?

Nuestra antigua aspiradora tiró la toalla hace un par de años. Llevaba con nosotros la friolera de 10 o 15 años, pero de golpe, le dio un ataque de tos, empezó a expulsar un humo extraño y murió en nuestras manos. Así que apareció  dirt devil en nuestras vidas. Una aspiradora último modelo (por aquel entonces), con más potencia, más empuje, más valor, que en un plis plas te dejaba la alfombra como los chorros del oro. Vamos, potencia tenía, válgame Dios!! Que si te subías a ella, no tenía nada que envidiarle a la Nimbus 2000 de Harry Potter. Después de lo de mi coche, y las luces, estoy pensando en ir al trabajo montada en ella.

El caso es que esta mañana, recién levantada, me ha tocado pasar la aspiradora a la alfombra del salón. Como todas las aspiradoras, está compuesta de varios cachivaches. El tubo largo y flexible, el largo y duro (juro que estoy hablando de aspiradoras), y el del extremo, que es intercambiable, según lo que quieras aspirar.

Pues nada, después de jugar a montar la aspiradora, de intentar enchufarla donde correspondía, es que me confundí y la intenté enchufar en uno de los enchufes americanos, esos que en vez de ser redonditos, son “achinaos”…. me dispuse a aspirar la alfombra. En uno de los momentos, di un tironcito para que se acercara más a mí, pudiendo llegar al rincón más alejado, y se me desmontó allí mismito. Me quede con los alargadores en la mano, y la aspiradora mirándome desde la otra punta de la habitación, con la boca abierta, aspirando el ambiente. Corrí hacia ella, con tal suerte, que mi pantalón del chándal, se coló por la boca abierta. Y ahí andaba yo, intentando recuperar la pernera de mi pantalón. Tuve que convencerla apagándola primero, puesto que se había enamorado de mi pantalón.

Tras terminar de aspirar la alfombra, volví a desmontarla, no veáis lo que me costó separar los cachivaches, esta vez me había enmendado a base de bien, apretándolo con todas mis fuerzas; y  me dispuse a vaciar el filtro.
Los filtros antiguos venían cargados con una bolsa, que cuando se llenaba había que cambiar. Ahora los filtros modernos son una especie de jarrita de plástico, que tras aspirar, debes vaciar. Tiene dos botones, uno para abrir la tapa de arriba, y otro para abrir la tapa de abajo y descargar toda la porquería acumulada. Con la caraja del domingo temprano, apreté el botón que no era y me eché encima la porquería.

Veis? Los guionistas de las pelis americanas tenían razón… los electrodomésticos se revelan!!! Van a dominar el mundo!!!!

En fin… ya he encerrado al demonio en el armario hasta su próximo uso, yo me he dado una buena ducha, y la cocina ha quedado peor de lo que estaba la alfombra del salón…. Ahora me pondré, mano a mano, con la cocina… Lo dicho, el domingo fue creado para descansar, no para pasar la aspiradora. :p

No Mercy, Sherrilyn Kenyon

Sherrilyn Kenyon es una autora a que le gusta mostrarnos un mundo donde lo natural convive con lo sobrenatural.
Tu vecino puede ser un Dios al que todos buscan; puedes estar tomando café en un bar junto a un hombre que se transforma en lobo, o en un lobo que se transforma en hombre, que como bien se encarga de explicarnos la autora, no es lo mismo; o puedes ir por la calle y que te asalten en busca de tu alma.

En los primeros libros, esta autora se centró fundamentalmente en los Cazadores Oscuros, aunque estos interactuaban con otros series igual o más apasionantes que ellos (lo siento, mi corazón pertenece a los were-hunters). Poco a poco se fue dando cuenta, que sus lectores, estaban tan interesados en los Cazadores oscuros, como en descubrir y conocer a los demás personajes. Y he aquí, como aparecieron libros sobre los Dream-hunters, Were-hunters, demonios o Daimons.

No Mercy es el último libro sobre un were-hunter, aunque en este caso, la coprotagonista es una cazadora oscura.
Dev Peltier está desencantado con su vida, y sigue en el mismo lugar y con la misma rutina de siempre, y la única cosa que le ata, es su familia. Pero un hecho ocurrido meses anteriores, cambia toda su existencia y se plantea en abandonarlo todo y desaparecer. Pero Sam, una cazadora oscura, irrumpe en El Santuario y se ve perseguida por Daimons, demonios y por su pasado.

Es un libro dinámico, no hay un momento de sosiego, están ocurriendo cosas continuamente. Es una de las novelas de la serie, que más acción tiene, poniendo en segundo término las escenas de cama, aunque estas no son nada desdeñables.
Aparecen nuevos personajes, otros conocidos, nuevos y terroríficos seres… que van ayudando o persiguiendo a nuestros protagonistas

A pesar de que Sherrilyn Kenyon usa mucho a personajes de novelas anteriores, siempre he pensado que eran legibles individualmente. Es decir, que no pasaba nada si no habías seguido el orden de lectura. Sin embargo, aconsejo en esta novela, no hacer eso. Es decir, leer antes Bad Moon rising, si no queremos perdernos en la novela, por no conocer ciertos personajes importantes.

Soy seguidora de esta autora, y voy leyendo los libros según van saliendo. Hay algunos de la serie que personalmente me parecieron “infumables”, soy la primera en criticarla duramente. Pero me encanta su forma de escribir, de narrar, de proyectar los sentimientos… Ese humor sarcástico e irónico que caracterizan a sus personajes, las aventuras que nos hace vivir….
Es una autora que sabe cómo llegar al lector y mantenerlo contento.
Una novela altamente recomendable para disfrutar de una buena tarde de domingo.

viernes, 8 de octubre de 2010

Presentación


La verdad es que la única razón que tengo para crear este blog, es que no me gusta el apartado de "Notas" del Facebook. Vas a editar algo que se te pasa por la mente, y es terriblemente difícil usar negrita, cursivas, intercalar imágenes.... Así que me dije: ¿Por qué no abres un blog donde poner las chorradas que se te ocurran, en vez de ponerlas en "notas"? Y...
Le voilá!!!

lunes, 4 de octubre de 2010

Expuesta - Mary Jane Clark

Me parece tan extraño que en el transcurro de unos meses,pueda leer dos libros de una misma autora, y tener sentimientos tan diferentes hacia estos....
Hace poco leí "Prometo no contarlo", de Mary Jane Clark, y... me defraudó tanto!! A pesar de eso, en cuanto vi el libro de Expuesta, se me fueron los ojitos detrás. Un amigo lo tenía en un montoncito, iba a llevárselo a casa. Tuve que mirarlo con tanto embelesamiento (al libro, claro :p), que me lo dio. Por cierto, a ver si se lo devuelvo, así puede leerlo él.

Es un libro dinámico, no para de ocurrir cosas, el suspense está presente en todo momento. No hay un protagonista en concreto, cada uno de los personajes juega un papel importante. Todos... menos... el FBI!!! :-o

Quizás le siga faltando verosimilitud a sus personajes; son algo planos y fríos, aunque en esta ocasión, sus vivencias llegan a atrapar.

En fin, que está entretenido, engancha.... para pasar un buen rato de tensión.