Páginas

viernes, 27 de agosto de 2010

¿Prometes no contarlo?, Mary Jane Clark

He leído varias novelas de esta autora y siempre me han gustado, pero este me ha costado cogerle el gustillo. La primera mitad se me hizo eterna, puesto que se dedica a presentarnos uno a uno a los personajes. Lo hace de manera desordenada, y junto con la estructura del libro se me hizo pesado. Los capítulos son irregulares. Hay algunos que están compuestos por muchas páginas, y otras no llegan ni a media carilla. En vez de darle dinamismo, lo que hace es cortar la historia, y ponerle trabas al lector.

A partir de la segunda mitad, ya me he sentido atrapada, aunque la historia no me ha llegado del todo. Los personajes me han gustado, eso sí.

En fin... levemente recomendable

miércoles, 25 de agosto de 2010

El sabor del escándalo – Sandra Brown

No conocía a esta escritora pero al pasar por la estantería me llamó la atención la portada. Luego, tras leer la sinopsis, decidí llevármelo conmigo. Ha sido un descubrimiento.

No es una lectura fácil, y no me refiero a la dificultad del vocabulario, ni a las estructuras utilizadas, no, nada de eso. Es una lectura difícil porque cada uno de los personajes vive un drama personal que te encoge el alma. Son situaciones duras que hacen que una persona evolucione y madure a marchas forzadas.

Son historias bien hilvanadas que dejan al lector intrigado y pegado al libro. Eso sí, como toda novela romántica que se precie, tiene un buen final, así que a pesar de dejarnos con el corazón encogido durante la novela, la autora lo cura con mimo al final.

Es una historia de superación y de venganza, con poca dosis o ninguna de romanticismo, hasta el final, donde la autora se desquita. El peso lo tiene la vida de Jade y su manera de seguir adelante tras un episodio dramático, pero está acompañada de personajes secundarios que hacen de la novela algo adictivo.
Drama, superación, venganza, riquezas enfrentadas a la pobreza… una aventura que os mantendrá pegados a las páginas del libro. Altamente recomendable.

martes, 24 de agosto de 2010

Las mujeres que aman demasiado – Robin Norwood

Tengo que confesar antes de nada que no suelo ser usuaria de este tipo de libros, es decir de autoayuda, pero me gustó el título, lo vi allí, en la estantería del C.I., empezó a llamarme a gritos, así que…. lo cogí.
Desde el principio, vi que los casos que describe esta terapeuta son extremos, con lo que cualquier lectora, puede no sentirse reflejada en ellos.

Estoy de acuerdo que este tipo de reacciones ante una relación son problemas del pasado, pero lo que me cuesta creer es que sea siempre culpa de los progenitores. En este libro se habla que el origen de los problemas sentimentales de ciertas mujeres, radica en que uno de sus progenitores eran alcohólicos, drogadictos, tenían problemas para demostrarles amor a su hija, uno de ellos había fallecido, etc… En los casos que ella comenta, es así, pero no todas las mujeres que tienen el síndrome de amar demasiado tienen problemas familiares. Pueden también venir del entorno de la niña fuera de la familia: colegio, vecindad, etc…

Durante las ¾ del libro, Robin se dedica a compartir con nosotros las vivencias y errores cometidos por otras mujeres. Nos cuenta la vida de estas chicas, el pozo en el que están metidas, los errores que cometieron, y como fueron saliendo una a una de ellos. Incidiendo mucho en el pasado de estas, buscando el origen del problema.

En el último tercio te intenta dar unas pautas de tratamiento, para mejorar en esta enfermedad, puesto que para ella, este síndrome es una enfermedad grave que no te deja ser feliz en el día a día.

Resumiendo: ¿Qué es una mujer que ama demasiado según Robin Norwood?
Son mujeres que comparten las siguientes características:

1. Provienen de un hogar disfuncional que no satisfizo sus necesidades emocionales.
2. Habiendo recibido poco afecto, este tipo de mujeres, tratan de compensar indirectamente esa necesidad insatisfecha proporcionando afecto a hombres que parecen necesitados.
3. Como no pudieron convertir a sus progenitores en seres cariñosos, reaccionan profundamente ante la clase de hombres emocionalmente inaccesibles a quienes pueden volver a intentar cambiar, por medio de su amor.
4. Como les aterra que las abandonen, hacen cualquier cosa para evitar que una relación se disuelva.
5. Acostumbradas a la falta de amor en las relaciones, están dispuestas a esperar, conservar esperanzas y esforzarse más para complacer.
6. Están dispuestas a aceptar mucho más del 50% de la responsabilidad, la culpa y los reproches en cualquier relación.
7. Su amor propio es críticamente bajo, creen no merecer la felicidad……..

Según ella, ¿cuáles deben ser los pasos a seguir para salir de esa espiral de sentimientos nocivos?:
      1.       Buscar ayuda
2.       Hacer que la recuperación sea la primera prioridad en su vida.
3.       Buscar un grupo de apoyo.
4.       Desarrollar el lado espiritual
5.       Dejar de manejar y controlar a los demás
6.       Aprender a “no engancharse” a los juegos.
7.       Enfrentarse con coraje a sus propios problemas y defectos.
8.       Cultivar lo que necesite desarrollar de si misma
9.       Volverse egoísta.
10.   Compartir con otros los que ha experimentado y aprendido.

Uno a uno, va desglosando estos puntos dándote su opinión para que consigas tu objetivo: dejar de amar demasiado.
Quizás a otras personas les haya servido de algo. Personalmente, solo he sacado en claro un par de cosas que me guardo para mí misma.
En fin…. Buena lectura y buenas reflexiones!