Páginas

lunes, 3 de mayo de 2010

Entre sueños, Angeles Ibirika

Un flechazo. Esto es lo que sentí tras leer la sinopsis de Entre sueños en el blog de Anabel Botella. La portada, la sinopsis y quien ejercía de madrina, Nieves Hidalgo, hicieron que me levantara corriendo y fuera a comprarlo en ese mismo momento.

Es una historia preciosa y tierna; un ejemplo de superación personal con un entorno idílico.

Tengo el placer de conocer el lugar donde está ambientado el libro, y si ya salí maravillada de la visita turística, tras haberlo recordado leyéndolo, he quedado enamorada perdidamente de Navarra y sus paisajes.

Los personajes son especiales puesto que parecen reales, cercanos, únicos… La trama no es enrevesada, no necesita tensión, ni efectos paranormales, tan solo ternura, dulzura, romanticismo y pasión. La única tensión que tenemos es la sexual entre nuestros dos personajes, una tensión que no nos deja respirar y que más de una vez nos incita a querer entrar en la historia, darle un par de collejas a los dos, o robarle Jon a Beatriz. :p

Ángeles nos adentra en un mundo rural donde las personas trabajan mano a mano con los animales, mostrándonos el trabajo tan duro que tenían o tienen, el horario extremo al que se ven sometidos, los problemas a los que se enfrentan… pero también los pequeños placeres diarios que obtienen.

Se disfruta no solo de la historia, sino también del paisaje, los pueblos, las tradiciones rurales, las explicaciones de Jon sobre cómo manejar una granja…

Entre sueños es una pequeña joya literaria que te traslada a un lugar mágico y te hace partícipe de una historia de amor maravillosa. Quién pudiera ser la protagonista de una historia como esta, con un Jon como ese. (suspiro).

No hay comentarios:

Publicar un comentario