Páginas

sábado, 15 de mayo de 2010

El enigma de la calle Calabria - Jerónimo Tristante

El enigma de la calle Calabria es el tercer libro escrito por Jerónimo Tristante de la serie de Víctor Ros.
Jerónimo Tristante es un escritor con muchos registros. 
Nos puede deleitar con una novela histórica, política o bien asombrarnos con las investigaciones llevadas a cabo por sus personajes dentro del género de misterio y aventuras. De sus obras, me gustaría resaltar, aparte de las novelas que componen la serie de Víctor Ros, 1969. Una novela asombrosa e intrigante.

Pero vamos a centrarnos en el libro que tenemos entre manos: El enigma de la calle Calabria. En ella volvemos a encontrarnos con Víctor Ros, inspector de policía de la brigada Metropolitana de Madrid, que debido a su éxito en desentramar casos difíciles, es solicitado por diferentes ciudades. Esta vez, es la policía de Barcelona la que necesita de su brillante presencia.

Una de las cosas a destacar de este escritor, es la facilidad con la que consigue situarnos en esa época, finales del siglo XIX, ya sea en Madrid con El misterio de la casa Aranda; en Córdoba en El caso de la viuda negra, y ahora en Barcelona. Se ve el gran trabajo de documentación e investigación del autor, puesto que nos menciona calles, fábricas, paseos existentes por aquel entonces; problemas políticos; situaciones en las que se encontraba el pueblo… Y todo eso sin abrumar al lector.

De la mano de Víctor Ros, no solo vamos resolviendo un caso espeluznante con tintes paranormales, sino que aprendemos y conocemos la Barcelona de aquella época.

Víctor es un inspector muy adelantado para su época. No solo se vale de la observación y deducción, sino que se implica en cada uno de sus casos, y utiliza todo su intelecto para llegar al final. Fue gracias a su primer caso, El misterio de la casa Aranda, y a su mentor por aquel entonces, que obtuvo conocimientos de anatomía, algo de “patología” forense, algunos conocimientos de química… Podríamos decir que Víctor es el primer CSI de España. ;)

Nunca está solo en sus investigaciones. Además del policía encargado del caso, Víctor tiene a Don Alfredo, a Eduardo, al marido de su suegra.. todos ayudándole.

Si al inicio de la novela, se enfrenta a un caso de secuestro, conforme pasan las páginas, Víctor se va enfrentando a lo peor de la sociedad: ambición, codicia, supersticiones, miedos, pobreza…

Es una novela que hace reaccionar al lector, pasa de la intriga al dolor, del suspense a lo emotivo, de lo más infame y ruin, a lo más sensible y tierno. Jerónimo Tristante te hace sudar y llorar. Una novela que hasta la última página te mantiene en vilo, deseando que  no acabe.

Los personajes atrapan, la historia promete, los sentimientos afloran. Te ves absorbida, como abducida por la trama, sin poder dejar de leer.

Si en la primera novela quedé enamorada del personaje de Clara, en esta he quedado prendada de Eduardo, el niño. Y sí, lo confieso, he llorado a lágrima viva con ese final.

Es una novela para ser leída y disfrutada, que no deja frío a nadie. Muy recomendable!

No hay comentarios:

Publicar un comentario