Páginas

lunes, 22 de marzo de 2010

Un duque por el que morir, Amelia Grey



Henrietta tiene la última oportunidad para ser libre. A punto de cumplir los 20 años, se encuentra en la puerta del último tutor al que fue designada por su padre. Una terrible maldición pesa sobre ella, todo tutor que ha tenido, ha fallecido. Ahora, le toca convencer al quinto duque de Blakewell para que firme un documento que la haga libre para administrar su propia herencia. Pero Blake no es un hombre maleable a los deseos de una mujer.

Un duque por el que morir es la primera novela de una trilogía: La dinastía de los Granuja, escrita por Amalia Grey. Esa dinastía está formada por los tres primos: el duque de Blakewell, el marqués Raceworth y el conde Morgandale. Tres jóvenes muy unidos, con unas características comunes que les delatan: hombres solteros, atractivos y muy ricos. Además, poseen una reputación dentro de la sociedad londinense, que hace temblar a padres, madres, o cualquier familiar que disponga de hija en edad casadera.

Henrietta es una joven decidida que entra en la vida del duque por la puerta grande, y este no hace más intento que echarla lo más rápido posible.

Es una historia sencilla, sin mucha acción pero con buenos diálogos.

Refleja muy bien la sociedad de aquella época. El poco peso que tenían las mujeres y lo protegida que estaban, como si fueran seres frágiles e inútiles que no servían salvo como meros adornos.
La necesidad que el honor y la pureza estuviera por encima de todo, necesitando carabinas, doncellas y criadas, que las siguieran donde quiera que vayan.
Épocas donde existían bailes de sociedad para encontrar marido, necesitando seguir unos patrones y unas reglas para poder ser alguien. Vestidos opulentos, escotes marcados pero sin enseñar mucho, etiquetas opresivas que hacían de las jóvenes, marionetas sin mucha perspectivas, salvo casarse.

La relación de los primos es uno de los pilares de esta novela, y es lo que la hace amena y divertida, porque en otros momentos, el lector puede llegar a aburrirse. Hay un personaje que a pesar de no salir en ninguna parte del libro, se hace muy pesado con tanta reiteración. Es el tal Lord Chesterfield, que aun llevando tiempo fallecido, logra colarse en casi todos los diálogos que tienen lugar. Es odiado por los tres primos, incluso el lector aprende a odiarlo conforme va pasando las páginas. Demasiado cargante.

Es una novela lenta por esa falta de acción, y algo previsible. Lo mejor, quizás se encuentre en el desenlace, porque la presentación se me hizo larga.

La manera que tiene esta autora de describir a sus personajes, es demasiado detallista, y lo hace todo en el mismo momento, con lo que se pierde la capacidad de poder dibujarlo en su mente. Es como si estuviera haciendo una reseña física de cualquier objeto u animal: ojos, pestañas, mejillas, color de tez, la mirada, el cuello, la cintura; el color, forma y textura de la capa, guantes, vestidos y sombrero. No deja nada sin describir. Personalmente logra lo contrario a lo que pretende. A mí me distrae del personaje y de la acción que está transcurriendo.

Es una novela histórica entretenida aunque sin llegar a mantener al lector en tensión y sin avivar la necesidad de este de seguir leyendo. Ideal para dejarse llevar por salones, buffet, bailes y cotilleos de aquella sociedad.

sábado, 20 de marzo de 2010

La Bestia, Alex Flinn

A Kyle le habían educado sin valores ni principios. Desde pequeño consiguió todo lo que quería por su hermoso físico o por el dinero que disponía su padre. Ahora con 16 años va a descubrir lo que es el dolor por las burlas, por los desplantes, y lo que es la compasión. ¿Será demasiado tarde?

Cogí esta novela con escepticismo, porque desconfío de las nuevas versiones de clásicos, sin embargo tengo que admitir que me ha enganchado y que he disfrutado con ella.

Todos conocemos la historia de la Bella y la Bestia, pero la diferencia radica en que esta vez, la historia estará contada por la Bestia, y en la época actual. Nos encontramos con una Bestia moderna, con ordenador, móvil, tele de plasma, videojuegos… Una tecnología que se complementa con Internet. Nada más empezar, nos encontramos con una divertida conversación, en un chat, entre la Sirenita, el Sapo, la Bestia y el Hombre oso. Y a través de ellos nos vamos enterando de la historia de Kyle y su desgracia.

Está organizado en seis partes, divididos en distintos capítulos en cada una de ellas:

La primera parte es El príncipe y la bruja, donde nos cuentan la historia de Kyle y su forma de ser y de comportarse. Consta de 7 capítulos con diferente cantidad de páginas cada uno de ellos.
La segunda parte es La Bestia. Kyle se transforma en Bestia y vamos viendo cuales son las reacciones de este ante la transformación.  Consta de 5 capítulos.
La tercera parte es El castillo: ahí conocemos el nuevo lugar donde va a vivir Kyle y sus compañeros de piso.  Consta de 7 capítulos.
La cuarta parte, es Un intruso en mi jardín. Como conoce a Lindy (Bella) y la reacción de esta al conocerle.
La quinta parte es la de Lapso, otoño e invierno de 8 capítulos, donde vemos las diferentes opciones que tiene la Bestia y donde tiene lugar el desenlace de la novela.
Como ultima parte tenemos Felices para siempre, como todo clásico, su final feliz.

Es un libro con mucha moraleja, la fundamental, igual que la anterior novela y película, es que la belleza está en el interior. Intenta enseñarnos que no nos dejemos influir por el físico de las personas, sino por su corazón. Curiosamente, es algo que después de tanto tiempo, aun no hemos aprendido.

Son pocos personajes los que salen en la novela. Dos protagonistas, Lindy y Kyle, y dos secundarios con gran peso: Magda y Will. El resto de personajes son nombrados tan solo o bien dicen algún par de frases.
Es una novela tierna, divertida y atrapa. Recomendable.

miércoles, 17 de marzo de 2010

Perseguidas - Karin Slaughter



Tenían un trabajo difícil que los mantenía unidos quisieran o no. Un trabajo duro y doloroso. Sara Linton es médico forense, mientras que Jeffrey Tolliver es comisario de policía. Estaban acostumbrados a las injusticias, al dolor humano y a la muerte, pero encontrártelos al lado de casa, en tu día libre, era algo diferente. Este caso los llevará a conocer lo peor del ser humano y de sí mismos. Algo que los enfrentará al pasado y al futuro.

Perseguidas es la quinta novela de la serie Grant Country de Karin Slaughter. En España tan solo hay tres de ellas, traducidas a nuestro idioma.
Karin Slaughter pertenece a la estela de autores en busca del crimen perfecto. Me recuerda mucho escribiendo a Camilla Läckberg. Ambas, no solo se centran en el caso policial en sí, sino también en el entorno y en los personajes. Mientras Camilla se centra más en los protagonistas, Karen desarrolla a todos sus personajes.

Es una especie de novela coral policiaca donde todos los personajes tienen algo que contar.

Empieza de una manera amena y divertida, me recordó mucho a las novelas románticas chick-lit: mujeres jóvenes independientes y patosas que tantas sonrisas nos sacan. Sin embargo, el ambiente se oscurece, te hace estremecer y te encoge progresivamente, olvidando el inicio ameno del libro.

Los protagonistas no son héroes que todo lo saben y que todo lo pueden. Son personajes reales con sus sufrimientos, sus limitaciones y sus esfuerzos, pero tampoco amargan al lector. No son héroes pero tampoco un anti-héroe como el de Henning Mankel con su personaje de Kurt Wallander, personaje oscuro y lúgubre donde los haya, que atenaza y agobia al lector.

Se trata muchos temas espinosos: violaciones, asaltos, violencia de género, sectas… todo hace de esta novela algo oscuro, tenso e imprevisible.

A pesar de sospechar quién puede ser el culpable, se debe encontrar la causa, y la forma de realizarlo, y se debe de cazar al culpable. Nos deja en cierta manera, traumatizados con ese final. Un final agridulce que nos hace buscar con ansia la siguiente novela. Esperemos que salga pronto.

jueves, 11 de marzo de 2010

El caso del marqués desaparecido - Nancy Springer

Enola Holmes despierta el día de su cumpleaños y descubre que su madre ha desaparecido. Su búsqueda le lleva a enterarse de secretos que llevaban ocultos cierto tiempo y le había hecho la vida desgraciada. Tiene que poner su cerebro a trabajar para lograr dar con su paradero, y ello lo lleva a vivir peligrosas aventuras.

Lo primero que me sorprendió de este libro, fue que usaran a Sherlock Holmes como atractivo. Enola es su hermana pequeña, y está tan preparada como él para descifrar enigmas y vivir peligros, quizás en esto, sobrepase a Sherlock.

Tengo que confesar que al principio se me hizo algo lento, hasta que logré dar con la estructura y forma de narrar de la autora. Una vez pasados el quinto capítulo, todo se desarrolla con más velocidad.
Enola es la reina de los disfraces, y tiene una mente rápida y despierta.  Está educada de una forma muy discorde a la sociedad de aquel entonces, lo que lo hace interesante.
Es un libro de aventuras para niños, entretenido.

martes, 2 de marzo de 2010

Secretos en la noche, Linda Howard


Faith recordaba aquella noche como si hubiera ocurrido ayer. Había luchado 12 años para dejar de ser la pequeña de la familia Devlin, y lo había conseguido. Era alguien en la vida, no tenía que arrastrarse nunca más. Y ahí estaba, de nuevo en el pueblo que la vio crecer, dispuesta a demostrar su valía. Iba a ser muy duro, Gray no iba a ponérselo fácil, pero ella no se dejaría pisotear de nuevo.

Linda Howard es una de las autoras del género romántico que más subgéneros toca: sentimental, paranormal, pero donde más me gusta escribiendo, es en el suspense romántico, y este libro pertenece a este subgénero.

Es una historia con una trama que empieza 12 años atrás, cuando Faith era una niña en un mundo árido, donde lograba sobrevivir a duras penas. El lector se va enamorando de este personaje que inspira compasión, dulzura, y se siente impotente viendo la vida que le ha tocado vivir.

Tras un salto hacia delante, nos encontramos con una Faith adulta, que ha logrado salir del agujero donde fue criada, superando todas las barreras que se le habían impuesto.

Es la lucha de una mujer para limpiar su nombre, descubriendo que es lo que ocurrió aquella fatídica noche. Eso la pondrá en el centro del huracán, peligrando su propia vida.

Es una novela que atrapa a pesar de conocer la identidad del asesino antes que nos lo cuenten. Además de la parte de suspense, tenemos un tira y afloja entre los dos protagonistas, creando una mayor tensión.