Páginas

miércoles, 18 de noviembre de 2009

Muere por mi, Karen Rose

¿Cómo me ha gustado este libro! Tengo que romper una lanza a favor de esta autora. A pesar de ser parte de una serie, no pierde calidad, al revés, mejora notablemente con las nuevas novelas.

A pesar de estar dentro de la misma serie que el resto de libros, este pertenece a la trilogía Vartanian. Al principio no sabía a santos de qué, ahora sí, tras leer el libro esa incógnita nos la desvela.

Como siempre Karen Rose tiene la capacidad de engancharnos desde el prólogo, donde descubrimos muchas cosas del asesino, y vamos conociendo más y más cosas según leemos.

A simple vista, la protagonista se ve una mujer luchadora, que sabe lo que quiere, con una fortaleza de espíritu muy grande, y a la vez sensible. Muy culta y muy joven para saber todo lo que sabe. Se supone que tiene 30 años, y conoce 10 idiomas, tiene una carrera, trabajo de campo... vamos, que la niña es un coquito!!

Al protagonista ya lo conocíamos del libro anterior. Me gustaba mucho el personaje de Vito, y me ha gustado el desarrollo de la historia. Aunque en ese libro me ha parecido como si fuera más viejo de lo que dicen que es.

La manera de conocerse los dos protagonistas es cuanto menos graciosa, pero el inicio de la relación es previsible y estereotipada, aunque conforme va avanzando, se hace algo más especial, diferente.

Es una novela de lectura rápida, puesto que la autora nos va dirigiendo por sus páginas según el día y la hora en el que se desarrolla. Muy dinámica.

La familia Ciccotelli me encanta, desde el abuelo hasta los enanillos.
Ahora estoy con la intriga, porque supongo que nos van a contar en las siguientes novelas, la vida de Daniel y de Susannah Vartanian.

Esta es la relación de todos los libros entre sí. Lo he sacado de la página web de la autora.

domingo, 8 de noviembre de 2009

III Jornadas de novela romántica


Las jornadas sobre novelas románticas han tenido lugar, en Sevilla, durante el fin de semana del 6-7 de noviembre. Debido a coincidencias con mi jornada laboral, no pude estar el viernes, con lo que mi crónica se centra en el sábado 7.

La sede esta vez ha estado divida: el viernes en Los Reales Alcázares, un lugar mágico donde los haya, y el sábado en La antigua fábrica de tabaco, actual Universidad de Sevilla.
¿Qué decir de este lugar? Es magnífico. Nada más entrar por sus puertas, parece que te estás trasladando a otra época, y que por sus pasillos vas a encontrarte personajes, que van a explayarse con sus respectivas vidas y problemas.
Con los ojos saliéndosenos de las órbitas, llegamos al Paraninfo, y allí parecíamos guiris con la boca abierta, intentando que nuestras retinas quedaran impresas de tanta opulencia. Techos altos, cortinajes rojos colgando desde los más alto, cuadros realizado con maestría, salvo el del rey, todo hay que decirlo, que según algunas, parecía que tuviera el cólera. Ejem…. Bajo el cuadro del rey, estaba una mesa larga con sillas enormes, que engullían a nuestras autoras, y la moderadora, sentada sobre un trono con detalles dorados.

La mesa estaba compuesta por 6 autoras y la moderadora, que tampoco se quedaba atrás. Mª Jesús Sánchez es traductora, junto con José Miguel Pallarés, de las novelas de Stèphenie Meyer, "Amanecer", y "La huésped (The Host)", esta última en solitario, además de haber escrito varias novelas, y tener algunas otras en editoriales a la espera de respuesta. Las autoras participantes: Megan Maxwell, Olivia Ardey, Jezz Burning, Ebony Clark, Pilar Cabero y Mónica Peñalver, de izquierda a derecha.

Muchos fueron los temas tocados, pero así, resumiendo:

El tema de los pseudónimos. La mitad de las participantes usan pseudónimos para escribir novela romántica, nos explicaron el por qué, y la evolución de las editoriales con este tema. Algunas eran para enmascarar su nombre real, y separarlo de sus vida reales, otras por tener un nombre común, otras por que fueron obligadas por la editorial… causas para repartir y todas válidas.

Hablaron cada una del subgénero con el que se sentían cómodas, cómo llegaron a editar y las oportunidades que le dieron, los problemas que se encontraron para ello, la relación con otros subgéneros, el tema de la ambientación de sus novelas (por qué siempre tienen lugar en otro país)…. Temas que nos dejaron a todos pensativos e interesados. Cuando nos dimos cuenta, era ya la hora de terminar y seguir con la siguiente mesa, en este caso debate.

Con este debate, nos descubrimos rodeadas de autoras, editoras y futuras escritoras de este género. Fue muy activo, todos tuvimos nuestro momento de protagonismo, todos querían hablar, dar su parecer y sentar cátedra. Fue ameno, instructivo y con unas conclusiones que dentro de poco tendremos reunidas en la página principal de las Jornadas:

Nos encontramos con dos sorpresas. Una de ellas un libro: La visión de cada una de las autoras participantes del Extraño caso de Dr. Jekyll y Mr. Hyde bajo el propio subgénero a las que ellas pertenecen.
La otra sorpresa: la creación de la Asociación de escritoras románticas españolas.

Fue interesante acudir a estas Jornadas, a pesar de no haber tenido la oportunidad de ir el viernes. Ha sido uno de los negativos que les impongo a la organización.
Otra cosa que he echado de menos, es la presencia de autoras románticas del subgénero suspense. Uno de los que más atrapan al lector, y con menos presencia española. Después de preguntarlo, me comentaron que hay unas cuantas autoras en proceso de editar su libro, otras que tienen su pequeña aportación en la red, y otras que ya tienen un par de libros en el mercado.
El año que viene, si tienen lugar de nuevo las jornadas, me tendrán entre el público. Han sido interesantes, amenas e instructivas.

viernes, 6 de noviembre de 2009

La fiesta de Orfeo, Javier Marquez



Final apoteosico para una novela trepidante. Está narrado de manera que todo parece ocurrir en un mismo día, y no deja respirar al lector en ningun momento. Atrapa.Ya en el primer capítulo nos deja en estado de shock, y así continuamos hasta el final de la historia.

Los personajes me han encantado porque todos elllos tienen una personalidad muy conseguida, son reales e impactantes. La relación de Carmichael con Logan me ha recordado a la que tenía Sherlock con Holmes, es algo enternecedor verlos trabajar juntos a pesar de la historia en sí.

Tengo que admitir que en determinados momentos he pasado miedo, mientras que en otros he salido asqueada, y eso no se logra más que con una buena narración, en esto, Javier Marquez, es un maestro.

Hay escenas fuertes, otras muy fuertes y otras tremendamente fuertes. Siempre he dicho que Preston y Child tenían su vena sádica por algun lado, y creo que Javier Marquez les va a la saga. Que conste que esto no lo digo de manera despectiva, puesto que todo aquel que me conoce, sabe que estos autores son dos de mis favoritos. Que sepa, señor Marquez, que ya está en la lista, y pasa a ser uno de esos autores.

La fiesta de Orfeo es una novela que atrapa, aterra y "enloquece" por igual. Muy recomendable.