Páginas

martes, 29 de septiembre de 2009

Carta a un lector/escritor inconformista

Estimado lector/escritor inconformista,

Te escribo estas palabras porque no tuve ocasión de dirigirme a ti durante este fin de semana, en el encuentro de literatura fantástica de Dos Hermanas.
Éramos muchos los que allí estábamos, disfrutando de las conferencias, aprendiendo de aquellos que saben de la materia, y compartiendo sus conocimientos.
Cada uno de nosotros tenemos un gusto determinado, somos seguidores de un género, de dos, de tres, de todos, pero hay algo que nos hacen iguales: el amor por los libros, y hay algo que nunca debemos perder: el respeto.

Creo que no pensaste en las palabras que usabas, ni en lo que querías transmitir, y que fue una desafortunada intervención. Espero que fuera un mal día, un mal momento, una pequeña pataleta que hizo que pronunciases aquellas palabras, pero no fue ni el momento, ni la forma adecuada de hacerlo.

Te puede gustar un autor, un libro, una forma de narrar; igual que te puede horripilar. Todos los que me conocen saben que huyo de la ciencia ficción, pero respeto a aquellos que le gusta, y no se me ocurría jamás sentar cátedra en ese tema.

Estimado compañero, según mi forma de pensar, te equivocaste. Quizás te guste poco que un vampiro se vuelva empalagoso, que un hada sea mala y pierda sus alas, que la Fantasía se reforme. Pero… ¿quién ha visto un hada? ¿Quién ha tenido el honor de ver a un vampiro? NADIE. Nadie puede decir cómo son, cómo deben comportarse, porque esos personajes a los que se refiere este mundo, no existen. Salieron de leyendas, cuentos, historias, libros… en definitiva de la mente de una persona.

Hay géneros que son más o menos estrictos. El género histórico el que más. Nadie puede decir, (bueno, sí pueden, pero… ) que Hitler era musulmán, que Hypathia vivió en Sevilla, porque son personajes que existieron, que hay constancia de sus vidas, su forma de pensar, de comportarse… El género de fantasía se caracteriza por su libertad, por imaginar nuevos mundos, nuevos personajes, por hacer posible aquello que en la realidad sería impensable. La magia existe, las personas vuelan, los superhéroes se pasean por sus calles, eso es la fantasía.

Nadie debe decir qué se puede o no editar, que se debe o no escribir. Si tan poco te gusta, no lo leas. Pero deja a los demás disfrutar de esa libertad, de esos mundos y esos personajes.
Como dijo Michael Ende: Fantasía no tiene fronteras. No seas tú el que se la ponga. Disfruta y deja disfrutar.

Esperando no haberte molestado, solo he querido decir con palabras, aquello que todos dijimos con nuestros aplausos y ovación a la contestación de la autora.

Atentamente,
Violeta

2 comentarios:

  1. Joder como estamos...vamos que tambien tuvisteis vuestra racion de escandalo...eso pasa en las mejores familias.

    Por cierto yo soy vampiro, y cuando no tomo cafe me comporto como un Zombie, eso cuenta??

    Bss.

    Jero(m)

    ResponderEliminar
  2. Yo si creo que los vampiros y las hadas existen, pero eso no es malo, no? w-)

    Aparte de eso, estoy de acuerdo en todo lo que has dicho ^__^

    ResponderEliminar