Páginas

martes, 18 de noviembre de 2008

Presentación "Regreso del Capitán Nadie"

Ayer fue la presentación del “Regreso del Capitán Nadie” de José Maria Carrasco, en la FNAC, a eso de las 20 horas.

Yo trabajaba hasta las 20.30 que cerraba las puertas de la clínica, así que andaba un poco entristecida por la idea de perderme esa peazo de presentación, con ese peazo de autor, José Maria Carrasco, y el moderador e introductor: Javier Márquez.
Había quedado con ellos en que me pasaría, sí o sí, algo más tarde.

Me llevé toda la tarde quejándome de mi mala suerte, inventándome excusas creíbles para poder cerrar antes (que tal si digo que tengo fiebre? Y que me estoy muriendo?, ya está… LA REGLA O SPM!!! Que me duele muchísimo y tengo que ir a casa y tirarme en la cama… cuela??) , y tras muchas vueltas a la cabeza, decidí hacerme la enfermita para cerrar un cuartito de horas antes, y llegar aunque fuera para dar el aplauso final.
Justo cuando me disponía a bajar la cancela de hierro, apareció la típica señora muy arreglada, con el yorkshire de turno, con la coletita en la cabeza, y con malas pulgas, para ponerle la vacunita. Vino acompañada de su marido, sordo!!, como una tapia. Así que no solo no pude cerrar antes, sino que por culpa de la sordera, cerré 10 minutos más tarde.

Tenía el coche mirando para donde tenía que ir..Así que me monté corriendo, arranqué mientras me ponía el cinturón, aceleraba mientras ponía el bolso en su lugar… vamos.. A cuatro manos!!!
Aquello parecía un Rally: a la derecha RAS!!, giro hacia la izquierda, RAS!! Acelera que se pone en ámbar!!!! Mierda en rojo, frenazo en seco y cara aplastada contra la luna delantera… ejem
Uyy, mira, si mientras está en rojo me da tiempo a peinarme.. En verde de nuevo, todo recto RAS!!! Calle Torneo, todo semáforos… ninguno en rojo, yupiiiii, la suerte me acompaña!!
Derrape en la curva del Palacio San Telmo, últimos metros.. se acerca el parking, se va acercando… ticket cogido, coche aparcado, y Violeta volando por la Avenida de la Constitución
.
Mientras corría por la avenida, iban pasando por mis ojos, carteles tamaño natural de actores, actrices, directores… y yo pensando.. leñe!! No conozco a nadie!!. Que mala soy en esto del cine…

Llego a la Fnac, entro y veo a un segurita, 4 x 4, apostado en la puerta con cara de pocos amigos. Me acerco con sonrisas profident, y con mucha educación:
Buenas tardes, la presentación del “Regreso de Capitán Nadie”? Me mira con asombro, echa un vistazo a su reloj de pulsera: En la segunda planta señorita, pero.. ya estará acabandoYa, sniff!! Pero por lo menos me da tiempo darle un abrazo al autor, no cree usted? El segurita que me mira como si hablara con una loca, y se piensa seriamente si echarme o dejarme pasar.
Yo que aprovecho la incertidumbre para volar escaleras arriba, mientras mis ojos se van tras los libros que están en las cabeceras.

Al final llegué: cola enorme para firmar libros, grupitos de personas charlando amigablemente, el autor escondido ante una barrera de fans…. Y yo mientras buscando las caras conocidas. Uffs!! Allí están!!! Tuve que saltar por encima de sillas aerodinámicas rojas, sortear aguerridos capitanes-adictos, pero llegué hasta Javier Márquez, que charlaba amigablemente con un señor y un joven que tras dos horas de estar allí me enteré que eran su padre y su hermano. Una que es muy torpe.


Marta y yo nos fuimos en busca y captura de Capitán Nadie I, pero estaba agotado, así que nos pasamos todo el rato, admirando las friki- figuritas de Heidi, de Stars Wars, las camisetas, criticando los pelos de la Nena Daconte…. Cuando ya se fue vaciando el lugar, y la señorita de recepción nos advirtió amablemente, por segunda vez, que iban a cerrar las puertas, recogimos todo (no sin antes dejar escapar a Pepe para que me firmara dos libros para un amigo) y nos dirigimos hacia la salida, fijándonos, sin querer queriendo, en unos dados muy monos situados junto a la caja.. O_O

Como mi estómago rugía sin cesar, y hasta los viandantes se apartaban de mi camino por si me daba por morder, me llevaron a una freiduría. De allí solo recuerdo montañas de pescaito frito, croquetas sin jamón (solo bechamel) gambas unicornios, patatas con vida propia porque se movían que daba gusto por la mesa, y robos de Seven up. Ups!! Los lolailos que amenizaron la cena, las risas por las compañeras de estudio de Clara, el juego de balsa y sus consecuencias… ainss, que aun me estoy riendo!!!!

A la vuelta volví a pasar por delante de los carteles de cine, y curiosamente, con el estomago lleno, dando un paseito como íbamos a la luz de la escarcha (que frío por dios), y en buena compañía, descubrí que conocía a todos!! Oleee!!! Ya no estoy tan pez en cine!!

Para cuando otra presentación?? Pero esta vez ponerla más tarde o me pongo “mala” antes, eh?? Carreritas a la nena NO!!