Páginas

viernes, 23 de febrero de 2018

Rincón de lectura


El otro día os enseñé como había quedado la biblioteca de Nuria. pero en nuestra casa, no se queda ahí la cosa, ¡también tenemos nuestro rincón de lectura!

Normalmente durante el día los libros los leemos en la planta baja, en el salón, donde está la biblioteca y donde ella puede elegir el libro y ponerse al leerlo en el lugar que quiere.


Pero por la tarde, antes de cenar, escogemos algunos libros (hoy han sido 11) subimos las escaleras, y nos vamos a su habitación. Allí nos metemos en el rincón de lectura, con los cojines y la mantita, y poniendo en la puerta los libros, vamos cogiendo uno a uno hasta leerlos todos.
Al principio ella escucha embelesada; poco a poco va escogiendo ella los libros; y por último me da uno a mí, otro se lo queda ella y dice: Este de mamá, este de Nuria, y se pone a "leer" sola.

Me encantan estos momentitos juntas.


Yo no tenía un solo rincón de lectura, tenía muchos. Pero tengo que confesar que donde más leía era en el baño. Allí mi madre me dejaba "tranquila" y me quedaba casi una hora leyendo página tras páginas. Ahora ya elijo el sofá o la cama, o incluso la mesa del despacho. Cualquier sitio es bueno.

¿Y vosotros, tenéis o teníais un rinconcito de lectura? ¿Donde leíais de pequeños?

jueves, 22 de febrero de 2018

Primeros libros infantiles

Hoy os traigo una entrada diferente. Me la pidió Mi tarde junto a un libro en la entrada anterior y la verdad es que me pareció una gran idea. Ella me decía que quería empezar a comprar libros a sus sobris y no sabía por donde empezar. Y la verdad es que la entiendo. Llegas a la librería, te acercas a la zona de libros infantiles y se te queda la cara desencajada, ojiplática sin saber cual elegir.


Antes de todo, decir que hay libreros fantástico que saben aconsejar como nadie, y quiénes mejor que ellos para decirnos qué libro llevarnos. Pero es cierto que nosotros somos los que mejor conocemos a los peques y sabemos aquello que les encanta, les hace disfrutar y sentir.

¿Qué es lo primero que tenemos que pensar? Evidentemente la edad que tienen. Siempre digo que eso es secundario porque todos los cuentos pueden reestructurarse para que ellos lo entiendan, pero claro, a partir de cierta edad. Los bebés son diferentes, tienen gustos y concentración diferente.

El mundo de los cuentos es algo maravilloso, los hace disfrutar mientras que le estamos enseñando (desde vocabulario hasta algo con referencia al libro), además reforzamos el vínculo entre ellos y nosotros con ese ratito a solas contando cuentos. Hay que introducirlo en nuestro día a día, aunque sea un ratín pequeño.

En los bebes prima el mundo de la percepción. Todo para ello es nuevo, y sus manitas no están bien coordinadas, están aprendiendo. Así que lo ideal son los libros de telas con distintos colores, texturas y si puede ser con crujiditos mejor. Hay libros que al arrugarlos (son de tela evidentemente) crujen porque tienen algo dentro y eso les apasionan. Siempre tienen que tenerlo a mano para poder morderlos, estrujarlos buscando nuevas texturas y nuevos movimientos. Nuria babeaba los suyos. Ella tenía dos: uno que le regalaron, y otro que compramos en el Ikea con espejito (evidentemente no se rompía) incluido. Ambos le apasionaban.
Esos son los libros que ellos siempre tienen que tener a mano.

Conforme van creciendo, podemos ir recurriendo a los libros de cartón, con puntas redondeadas, con pocas páginas con la que desarrollen la psicomotricidad al intentar pasar las páginas.  Y además, podemos tener otros para sorprenderles, hacerles reír, y disfrutar con ellos. Estos los tenemos aparte para que no los rompan y solo en presencia nuestra, podrán manipularlos. Poco a poco, conforme vayan viendo cómo se cuidan los libros, se podrán dejar a su disposición.

Nosotros tuvimos, desde que Nuria era bien pequeña, la colección De la cuna a la luna de Kalandraka. Ya os he hablado en otra ocasión de ellos. Son cuentos repetitivos, sencillos, con unas ilustraciones llamativas que además tienen sus canciones adjuntas.



Esos son ideales para cantarles y pasar un buen rato con ellos. Nuria los sigue cogiendo y se sienta a cantar sola. O bien repite una a una las figuras que aparecen en los libros.

Otros ideales para los bebes son los que tienen marionetas. Les chifla. Cuando son bebés ríen, palmetean y se los meten en la boca. De más mayorcitos, meten ellos la mano y se ponen a jugar y a contarse el cuento solos.


Y otros que les vuelven locos, son los pop-ups y los que tienen ventanitas y se levantan, o se abren, o se desplazan. Esos les encantan incluso de más mayores.


Evidentemente, tenemos que tener mucho más cuidado con estos, pero así vamos enseñándoles a cuidar y mantener los libros.

Espero que os haya gustado la entrada. Seguiré poniendo más ideas conforme se me vaya ocurriendo.

martes, 13 de febrero de 2018

Re-estructuración de biblioteca

Buenos días de martes!!

¿Qué tal habéis iniciado la semana? Yo acabo de encontrar un hueco y vengo a contaros el cambio que hemos hecho en el salón para dar mayor cobijo a los libros de Nuria, que van ganando terreno a los nuestros y dentro de nada nos echan de casa.

Antes, los teníamos en una estantería Hemnes del Ikea, pero era imposible que todo estuviera a su altura para que pudiera disfrutar de ellos a su antojo. Así que pensando, pensando, cambiamos un poco por aquí, otro por allá, ha quedado algo tal que así.

Los que son colecciones y los que estaban ya en esa balda, se han quedado en la estantería.


Los intocables porque se rompen con más facilidad por ser pop ups, de mayor tamaño o más frágiles,  están en la parte de arriba y esos los leemos juntas. 


Pero luego hemos añadido, también del Ikea, un librero (que entran pocos libros, la verdad) y una cajita de madera (donde entran una barbaridad) para tenerlos a mano y que ella pueda coger y soltar a su antojo.


Así ella ya tiene total libertad para cotillear, rebuscar, elegir y leer aquel libro que le apetece en ese momento, sin necesidad de pedirnos que se lo demos. Tenemos más cosas por medio, eso es verdad, pero bueno, da colorido. Jajajaja. Pero verla feliz con sus libros leyendo, sin que hayamos tenido que mediar para ello, es algo impagable.




Disculpad que le tapemos la cara pero no somos muy amigos de sacarla en redes sociales y demás salvo en determinados momentos y de manera extraordinaria.

Y vosotros, ¿donde colocáis los libros de vuestros hijos, sobris, nietos o hermanos?

martes, 6 de febrero de 2018

Operación Triunfo 2017

Hoy tengo mucho, mucho sueño. Parezco un oso panda de las ojeras que arrastro; mis neuronas apenas logran hacer contacto; pero tengo un subidón que me durará, espero, hasta la hora de la siesta. ¿Por qué? ¿Quién es el culpable de todo esto? Operación triunfo 2017. Porque sí, he seguido el programa desde la gala 0 disfrutándolo al máximo y exprimiendo cada segundo.


Me arrepentiré al decir que también fui seguidora del primer Operación Triunfo, y no porque lo considere malo, sino porque confieso en realidad la edad que tengo, jajajjaja. Sí, disfruté a tope con Rosa, Chenoa, Bisbal, Busta, Alex y compañía. No podía seguir el 24horas porque por aquel entonces era un canal de pago (creo recordar) y porque estaba en la Universidad, en otra ciudad, en un colegio mayor, sin televisión personal. Pero eso no quitaba que viera las galas en compañía de amigos, unidos todos en una habitación, desgañitándonos, cantando y criticando cada uno de los segundos de las galas. Luego fui de las que bailé hasta la saciedad los temas de los triunfitos (dicho con cariño) como aquel Europe´s living a celebration; Cuando tu vas; Bulerías; o Por el amor de esa mujer... Vibré con el reencuentro a pesar de que no dieron pie con bola en el concierto, y me tragué cada una de las sesiones del Reencuentro de OT.

Así que cuando me enteré que volvía OT a TVE, decidí que iba a implicarme al máximo. Encima, el canal 24h sería por Youtube. Bárbaro! Y así ha sido. Me han acompañado mientras fregaba, hacía de comer, limpiaba la casa, mientras me relajaba por las noches después de la jornada; me aprendía las canciones con ellos; lloraba con ellos, reía con ellos...


He disfrutado de cada uno de los profesores aprendiendo junto a ellos todo lo que podía sacar para mi vida personal. Ha sido un descubrimiento "las Javas"; me han encantado las clases de Andrea Villalonga; de Pol, de Vicky, de Laura....me he vuelto a enamorar de Manu Guix y Noemí Galera se ha llevado parte de mi corazoncito.  Pero alguien que me ha sorprendido, que me ha llegado al corazón habiendo estado al otro lado de las cámaras, ha sido Xavi, el realizador. Una fuerte ovación para este hombre maravilloso que ha aguantado estoicamente todo el programa, hablando con los fans cada día en el twitter e intentando llegar a todo aquello que le pedían.

Pero lo más importante han sido los concursantes. Unas  personas maravillosas con sus virtudes y sus defectos, verdaderamente preparados, con un culturón impresionante y que son Música. Me han dejado helada con la facilidad que componen, tocan instrumentos, y cantan... y se han convertido en verdaderos artistas tras su paso por el programa. Todos ellos son ganadores pero una ha sobresalido como un huracán, una estrella, y es la ganadora, Amaia. Me ha dejado siempre con la boca abierta y llorando a moco tendido. Anoche no fue una excepción. Enhorabuena Amaia, eres increíble (como diría Bisbal)


Gracias a OT me he congraciado con Twitter porque siempre lo he tenido algo abandonado, y he descubierto nuevos "palabros" como Brop, Hype, Shipear....  pero... y aquí viene el único PERO que le pongo a todo este fenómeno que se ha creado alrededor del programa: no me ha gustado nada el fenómeno Fans en las redes sociales. Esos que para que su elegido fuera ganador, pisoteaban al resto, insultando y creando malos rollos. Se que siempre existen ese tipo de personas, pero con las redes sociales son más visibles, y a mi, que huyo de malos rollos y los malos ambientes, me sobraba esa parte.

Ayer terminó Operación triunfo y hoy somos muchos los que sentimos que nos falta algo. Creo que deberían crear un grupo de FANSOT Anonimos para poder desengancharnos sin caer en la depresión. Sí, esto es una exageración como buena andaluza, pero si que es verdad que estos 3 meses y medio han estado ahí para acompañarme en el día a día y se les va a echar de menos.
Gracias a todos el equipo de Operación Triunfo y a los concursantes por hacernos reír y llorar durante todo este tiempo.

A los que habéis llegado hasta aquí leyendo, espero que me perdonéis la pasión con la escribo, las faltas de ortografía, y el debarre auténtico de neuronas pero es la falta de sueño. Mañana volveré con mis lecturas y mis tontadas. Y vosotros.... ¿fuisteis seguidores de algún Operación Triunfo?

viernes, 2 de febrero de 2018

Lo que nos dejó enero..


Enero no ha sido del todo malo en cuestión de lecturas. Quizás me hubiera gustado encontrar más huecos para disfrutar, pero tal como es mi día a día, me doy con un canto en los dientes si puedo leer algo.
Han sido tres los libros leídos pero uno de ellos es de los gorditos, gorditos, así que lo cuento como dos, ea,  y serían cuatro los libros leídos. Que nooo, que han sido tres, no hago fullerías. :p Aunque me resulta curioso que hasta Goodreads lo califique como dos libros para el Reading challenge anual.

Los leídos son:

- Hermana sombra, Lucinda Riley

Las reseñas realizadas en enero han sido siete:

Tres hablando sobre el balance anual de libros leídos, sobre inquietudes semanales y los propósitos anuales. 

Dos infantiles:

- Te quiero (casi siempre), Anna Llenas

Y las dos reseñas que os he enlazado a los libros leídos, el de Quien mató a Alex y el de Hotel Vendôme. 

Actualmente voy lenta leyendo. Tengo entre manos Muertos prescindibles de Hjorth y Rosenfeldt y aunque me está encantando, voy lenta como yo sola. En fin... tampoco es una carrera esto, hay que disfrutar. 


Y aunque no lo haya dicho más a menudo, soy fan incondicional de Operación Triunfo y este lunes se nos acaba, así que supongo que para superar la depresión de que se acabe, me daré a la lectura. Jajajajaja. 

lunes, 29 de enero de 2018

Te quiero (casi siempre) - Anna Llenas

Hoy os traigo un libro que me ha enamorado y que tengo que confesar que aun no se lo he leído a Nuria. Es infantil, pero creo que nos sirve más a nosotros que a ellos. Es más, sin decirle de qué iba, se lo he contado a mi marido, y lo primero que me ha dicho es: ¡Pero eso no es para niños, es para nosotros, para los matrimonios! Y cuanta razón tiene.


Te quiero (casi siempre) es un libro infantil que está aconsejado para mayores de 7 años. Como siempre digo, cualquier libro se puede contar a cualquier edad, solo hay que cambiar cómo lo contamos, es decir, buscar palabras que ellos puedan entender y hacerlo cortito y directo. Pero para sacar el jugo máximo al libro, mejor un poquito mayores para que sepan de qué estamos hablando.

Está escrito por Anna Llenas, autora también del archi-conocido El monstruo de colores, que ya os traeré otro día porque es otra maravilla. Tienen ambos dos, unos dibujos peculiares y sorprendentes. No es un libro detallista, solo tenemos una imagen por página sobre fondo blanco. Llamativa, y con trazos reconocibles. El colorido es lo que más llama la atención, y por supuesto el dibujo tiene expresión, destaca y enternece.


En este caso tenemos dos protagonistas: un bicho bola llamado Lolo, y una luciérnaga llamada Rita. Se quieren y somos testigos de lo que les gusta de cada uno de ellos.
A Lolo le gusta que Rita sea ligera y delicada, brillante e imaginativa, y que vuele rápido y alto. Mientras que a Rita le gusta de Lolo su independencia, su fuerza y resistencia, su aire de misterio y que tenga siempre los pies en el suelo.
Pero llega un día en el que todo le empieza a molestar, lo que antes les llamaba la atención y les gustaba, ahora les chirría y se disgustan. Hasta que deciden ablandar aquello que no le gusta al otro. Lolo intenta que su armadura no sea tan dura mientras que Rita intenta no ser tan luminosa y darle algo de protagonismo a él. Así, una página tras otra, nos cuentan lo que hacen para mejorar la convivencia, terminando como podéis imaginar diciendo lo mucho que se quieren.


Una joya, una auténtica joya. A mi me ha calado hondo, enterneciéndome en ocasiones, haciéndome sonreír en otras, y por supuesto haciéndome pensar en como mejorar aquello que pueda molestar a mi pareja.

En niños, pues creo que podemos usarlo para enseñarles lo que es la diversidad; cuando se peleen con sus amigos por algo; para demostrarles que la convivencia no es fácil, no solo entre pareja sino también entre padres e hijos. Se me ocurre también que podemos enseñarles que a pesar de estar enfadados o molestos, siempre nos querremos porque somos diferentes y esas diferencias puede gustarnos o molestarnos... No se.. Se me ocurren muchas cosas para trabajar con ellos gracias al libro.

¿Lo conocíais? ¿se lo habéis contado a vuestros hijos/sobrinos?

miércoles, 24 de enero de 2018

Hotel Vendôme - Danielle Steel


Como ya os comenté en la entrada anterior, he vuelto a Danielle Steel después de muchísimo tiempo. Cuando empecé a leer romántica, me dio por varias autoras, entre ellas Danielle, y me leí todo lo que había de ella en aquel momento, recurriendo a las Bibliotecas para ello. Y recuerdo que disfruté mucho con ella. Me gustaba su estilo y sus historias.

Pero tal como me avisó Violeta, mi tocaya bloggera, Hotel Vendôme, no es el mejor de esta autora. Así que me he sentido un poco decepcionada al terminar la historia y ver que la vuelta a Danielle Steel no ha sido como yo me esperaba. Ahora me crea la duda de si el pasar de los años (no digo madurez porque no creo haber madurado mucho, :p ), ha hecho que cambiaran mis gustos o es este libro en concreto. No se.. ahora me da miedo coger otro libro de esta autora por si pierdo el buen recuerdo que tengo de ella.

¿Qué percepción me ha quedado de la novela? Pues algo rara, la verdad. Me he quedado esperando. Es decir, que me he sentido como si la historia no hubiera llegado a explosionar en ningún momento. De la manera que nos la iba contando, me sentía como cuando un autor te va describiendo una escena de tal manera que tienes la idea de que va a llegar a un punto álgido y explosivo, algo que te asombra, que te deja boquiabierta; como si fuera un  prólogo... pues el libro es así TODO él. No llega nunca la explosión.

Es una historia bonita, agradable, tierna en ocasiones, pero que me ha dejado fría en su totalidad. Sigue siendo una autora que pone mucho hincapié en la vida familiar. Ha escrito sobre muchísimas clase diferentes de familia, y siempre lo hace de manera magistral, porque sabe darnos donde más nos duele. Sin embargo esta me ha parecido algo sosita.

Los personajes están trabajados, cada uno con su personalidad y sus problemas y virtudes. Pero es la trama en conjunto la que no ha cuajado en mí.

En fin, ha sido una vuelta a Danielle Steel algo sosita y como diría Arguiñano, sin fundamento. ;)

¿Habéis leído a esta autora? ¿Qué libro, más o menos actual, os ha gustado más? Lo pregunto para darle otra oportunidad.